Pacto con Dios

Estimado Lector: vamos a explorar uno de los temas que tienen gran importancia para su vida y también lleva aparejado un profundo sentido espiritual, que puede cambiar radicalmente su futuro, estamos en el primer mes del año y es muy importante poder hacer un pacto con Dios, o renovar el pacto que ya fue realizado, cada año que comienza es una nueva etapa de vida, y en esa etapa hay oportunidades y hay que buscar el respaldo de Dios para cada oportunidad, si usted, además de creer o confiar en Dios, sella eso con un pacto, el éxito es infaltable en todo lo que emprenda. Dice el profeta Jeremías: “He aquí vienen días, dice Dios, en los cuales haré un nuevo pacto con las casa de Israel y con toda la casa de Judá, y como el pacto que hice con sus padres, el día que los tomé, para sacarlos de la tierra de Egipto, porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido, para ellos dice Jehová. Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel, después de aquellos días, daré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón, y Yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.”

SIETE PACTOS DE DIOS

Un pacto, es algo que nos sujeta, que nos liga, algo así como el ancla para un barco o los cimientos para una casa, el pacto es algo que nos mantiene seguros, ante cualquier adversidad. Como Dios, es Dios de pactos, ya ha hecho seis pactos con la humanidad y se aproxima el último.

El primer pacto es con NOE, cuando toda la humanidad se pervierte y Dios pacta con el diciéndole que nunca más destruirá la tierra con agua, y como señal, deja el arco iris, para que recuerden ese pacto.

El segundo es con ABRAHAM, el padre de la fe, donde le dice que en él serían ben ditas todas las familias de la tierra.

El tercero, es el pacto de MOISES, o el pacto de la ley, donde Dios le da a la humanidad, la forma de vivir exitosamente.

El cuarto pacto es con ELIAS, es el profeta que hace volver el corazón de los padres a los hijos y el de los hijos a los padres.

El quinto pacto es con el rey DAVID, tiene que ver con la corona que permanecerá por siempre en su reino.

El sexto pacto es JESUS, el cordero de Dios, su sangre reemplaza más eficazmente el sacrificio de los corderos, que debían expiarse para la limpieza y el perdón de los pecados. Este pacto es el pacto de la gracia, el pacto del amor y la misericordia.

El séptimo pacto es con LA IGLESIA, esto tiene que ver con el tiempo futuro, cuando todos los redimidos estén en la presencia de Dios.

Por eso cuando hablamos de pacto estamos hablando de algo muy serio porque es algo que nos liga a Dios o nos separa de El.

FORMAS DE PACTO

La Biblia, nos muestra algunas formas de pacto que había en la antigüedad, una de ellas es de PALABRAS, se declaraba, se estrechaban las manos, o se abrazaban y quedaba formalizado.

Otra forma era el pacto de SAL, donde cada uno tomaba un puñado de sal, símbolo de salario, porque era la sal la que preservaba las cosas, esto significaba, que duraría.

Otro pacto era con PIEDRAS, era levantar un monumento, juntando piedras o con una piedra grande, era señal, que se había hecho un pacto.

La entrega de ARMAS, era otra manera, cada uno entregaba su cuchillo o espada que llevaba su nombre y lo entregaba a la otra persona, como señal del mismo.

El pacto con OFRENDAS, o fiesta o una gran ceremonia, donde se entregaban regalos.

El pacto tiene gran valor, aunque ahora no se respeta pero es más que una promesa, que un juramento, más que un contrato, es indisoluble.

EL NUEVO PACTO

Hoy por medio de Jesucristo, tenemos un nuevo pacto, que nos permite acceder libremente a la presencia de Dios, antes había un solo lugar para adorar, para hablar con Dios, era el templo, hoy lo podemos hacer libremente, en nuestro hogar, en la playa, en la calle, en todo momento y lugar.

Seguramente, usted puede preguntarse cómo puedo hacer un pacto?, hay algunas maneras, lo importante es que lo haga, porque ello lo va a fortalecer, hay pacto de consagración, que es cuando usted se rinde a Dios, diciendo: “Yo me consagro a ti, me pongo en tus manos, para hacer tu voluntad”, otro pacto es de servicio, es cuando luego de consagrarse, uno se pone en las manos de Dios, para servirlo.

Por tanto si al comenzar este año, decide pactar con Dios, Diciembre del 2009, lo va a encontrar victorioso y fortalecido.

Hasta la próxima.